Sobre las corbatas… a vuela pluma!

Dice un proverbio popular que “el hábito no hace al monje”. Y es cierto. Pero no es menos cierto que “el no-hábito” tampoco. Lo digo a cuenta de la polémica de las corbatas, generada por la participación del ministro Miguel Sebastián, en un pleno del Congreso, sin esta prenda. Así como la reacción de su presidente, José Bono.  

Me explico: llevar corbata, en julio, en Madrid o en cualquier otro punto de España, no confiere por principio más formalidad o seriedad a una persona, ni más utilidad a los actos que realiza. Es cierto. Por tanto, en este como en otros casos, libertad de elección. ¡Faltaría más!. Quien quiera llevar corbata, que la lleve. Y quien no quiera, que no la lleve. No se es más ministro con ella que sin ella (¿a caso los ministros dejan de serlo cuando se ponen un bañador, o cuando andan en albornoz por su casa al mismo tiempo que hablan por teléfono con un secretario de estado para tomar alguna decisión importante?,¿a caso deberían llevar las ministras corbatas para los actos oficiales o cualquier otra prenda especial?,¿verdad que no?).

Dicho esto, lo que tampoco podemos hacer es proselitismo infantil de la posición contraria. No llevar corbata no te hace ni más guay, ni más sensible al ahorro energético y el desarollo sostenible, ni más moderno, ni nada que se le parezca. Simplemente, no la llevas y punto. La política de gestos tiene que ir acompañada, siempre, de medidas reales y efectivas que le den credibidilidad. Si no, es puro teatro, pura gesticulación susceptible de ser muy criticada por nuestros adversarios. Sobretodo en un país como España, siempre dispuesto a encontrar el más mínimo motivo para generar una polémica.

Por eso, si hay algún punto criticable de la postura que ha venido  manteniendo estos días el Ministro de Industria, es que más allá de  quitarse la corbata y decir que en los despachos del ministerio los  aires acondicionados no bajaran de una u otra temperatura (que está  muy bien pero que no es nada novedoso, porque conozco muchas  administraciones, empresas y familias que ya lo hacen), es que no haya presentado primero un paquete de medidas para promover eficazmente el ahorro energético, que es lo que subyace en el trasfondo de este polémica.

Esta mañana lo ha hecho: el ministro Sebastián ha anunciado un paquete de medidas para ahorrar 5.000 millones de euros, que están acabando de elaborar entre seis ministerios del gobierno y que afectará, especialmente, a los sectores residencial, comercial, energético y del transporte. Un plan ambicioso, que se concretará en los próximos días, antes del verano. Quiero felicitar al ministro por ello. No por llevar o no corbata (allá él, forma parte de su libertad), sino por tomar decisiones como estas, que ayudan a mejorar la eficiencia energética de nuestro país, reducir la dependencia del petróleo y amortiguar así, también, algunos efectos de la complicada situación económica.

Pd: que conste que a mi la corbata, como accesorio, me gusta.

Anuncis